Si eres comerciante o tienes un negocio, debes tener un lector de tarjetas porque facilitará mucho las transacciones con los clientes. Sin embargo, en pleno 2019 encontramos muchos negocios que no tienen lectores de tarjetas por la excusa de que les cobran una tarifa alta el banco o la empresa en cuestión. Aquí tenéis las 5 razones esenciales por las que debéis tener un lector de tarjetas en vuestro negocio.

1.- Vender más

Pensad que hay muchos clientes que no entrarán a vuestro establecimiento a comprar por el mero hecho de no tener efectivo. Al final, es un engorro ir con dinero en efectivo en la cartera, pudiendo perderla o, incluso, pudiéndonos robar. Esto produce una sensación de inseguridad, por lo que las personas prefieren contar con una tarjeta donde tienen el dinero salvaguardado.

Os sorprenderíais la cantidad de clientes que se pierden por no tener lector de tarjetas en el negocio. De hecho, el rumbo actual va hacia la desaparición del dinero en efectivo: cada vez hay más personas que realizan micropagos ($1, $5) con tarjeta.

2.- Más opciones

El hecho de dar más opciones al cliente le hace sentir importante, como, también, tiene libertad de elegir. Parece una tontería, pero el cliente se siente más cómodo, si tenemos un lector de tarjetas en el local, ya que, a veces, el dinero efectivo no le es suficiente para pagar la cuenta o el producto en sí, por lo que elige la tarjeta de crédito.

3.- Facilidad de cobro

En pleno 2019, existen lectores de tarjetas, POS o TPV móviles, los cuales utilizan una conexión inalámbrica y pueden realizar transacciones a distancia. De este modo, los clientes no tienen que hacer largas colas en el mostrador para pagar, pudiendo ir el empleado al cliente con el lector.

Este modo de actuar produce confort al cliente, ya que no se tiene que mover del sitio para pagar.

4.- Ya no es tan caro

Obviamente, antes tenían tarifas muy altas porque eran aparatos exclusivos y la mayoría de las personas pagan en efectivo, pero pagar con tarjeta o dispositivos móviles se ha vuelto un standard. La consecuencia directa de ello, es que han bajado los tipos de interés, las tarifas o tasas por transacciones.

5.- Garantía

Al fin y al cabo, pagamos con medios de pagos más seguros, lo que produce más garantías para ambas partes. De este modo, no nos pagan con billetes falsos que no se pueden ingresar, ni nos intentan colar monedas parecidas de otros lugares. Lo que queremos como clientes es pagar más rápido y más seguro; y lo que queremos como comerciantes, es cobrar con seguridad y garantías.

Otros temas que puede consultar: